¿Cómo limpiar la pantalla del televisor?

La pantalla de un televisor (independientemente del tipo y tamaño de este último) es sin duda su zona más delicada y, por tanto, debe limpiarse de forma precisa y extremadamente profesional para evitar imprevistos desagradables. Para ello, en esta mini-guía, intentaremos resumir las reglas esenciales para un correcto trabajo de eliminación de suciedad y polvo de la pantalla para que puedas disfrutar al máximo de sus propiedades en cuanto a claridad, brillo y calidad de imagen.

limpiador de pantalla

Que necesitas (y que evitar)

Para la limpieza profesional de la pantalla de cualquier televisor HD (ahora muy común en el mercado) es necesario contar con las siguientes herramientas sencillas: dos paños suaves, preferiblemente de microfibra, alcohol, agua destilada y una taza medidora. No se recomiendan las toallas de papel, ya que a menudo dejan pequeños residuos que podrían dañar la pantalla. Además, se recomienda encarecidamente no utilizar los siguientes productos (a menudo asociados erróneamente con una correcta eliminación de la suciedad de los televisores): alcohol etílico, ácido etílico, acetona, amoniaco, tolueno. También se deben evitar los limpiadores de vidrio, ya que a menudo contienen amoníaco y, en consecuencia, pueden dañar la pantalla. Entre los paños, sin duda recomendamos un modelo entre estos, que suelen venderse junto con un limpiador de pantallas que simplifica enormemente el trabajo:

Cómo limpiar la pantalla

Antes de continuar con la limpieza real, es necesario, en primer lugar, apagar el televisor. Luego limpie los bordes exteriores teniendo en cuenta enjuagar bien el paño una vez finalizada esta operación. A continuación, se quita el polvo de la pantalla con el objetivo principal de eliminar las partículas de suciedad y, a continuación, se limpia con un paño suave (uno de los que nos habéis proporcionado anteriormente). Si, tras esta operación, el display aún está cubierto de polvo o manchas, sería necesario preparar una solución que contenga alcohol y agua (a partes iguales) para verterla en el vaso medidor (o, en última instancia, en un vaso).

Solo entonces será posible empapar el paño en esta solución, exprimirlo adecuadamente (para eliminar el exceso de humedad) y utilizarlo para limpiar la pantalla. Luego, deberá tomar el otro paño de microfibra (proporcionado en el conjunto anterior) para secar la pantalla. Solo cuando el televisor esté completamente seco se podrá volver a encender. Si, por otro lado, ha comprado un limpiador de pantallas, simplemente reemplace el procedimiento con alcohol con el producto específico. Operaciones, como se ve, muy sencillas y habituales pero a la vez imprescindibles para garantizar la integridad de nuestro televisor.

Productos relacionados: